Hoy en día puedes tener acceso a una medicina aprobada para tratar convulsiones asociadas con el síndrome Lennox-Gastaut (una variante de epilepsia infantil de difícil manejo, que aparece entre los dos y seis años de vida, y que se caracteriza por convulsiones frecuentes y diversas; a menudo se acompaña de discapacidad intelectual y problemas conductuales). Este es solo el principio de una nueva era de la medicina, con muchos más fármacos hechos a base de cannabidiol, un extracto de cannabis sativa, la planta que comúnmente conocemos como marihuana.

¿Qué significa la aprobación de Epidiolex (cannabidiol)?

Cada vez son más los expertos de todo el mundo que trabajan en diferentes laboratorios con delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) el compuesto activo de la marihuana de más de otros 80 cannabinoides, para desarrollar mejores tratamientos para convulsiones y otros desórdenes mentales y musculares.

 En México, la ley para la regulación del cannabis establece el uso recreativo para uso personal y uso compartido entre quienes integran asociaciones de consumo; uso comercial para fines lúdicos de personas adultas, así como de investigación para fines médicos, farmacéuticos o paliativos, alimenticios e industriales.

Lo anterior con la aprobación de Epidiolex (cannabidiol) podría ser un paso importante para reconocer la marihuana como planta medicinal, con muchas más ventajas que desventajas para diversas enfermedades en todo el mundo.

Diferentes usos del cannabidiol

Actualmente, Epidiolex es recetado para controlar las convulsiones tanto en niños como en adultos que sufren del síndrome Lennox-Gastaut y otros trastornos. La investigación clínica está en busca de otros usos que se le pueden dar a los cannabinoides para tratar otras enfermedades relacionadas con este componente.

Hasta ahora la base de datos completa de medicamentos naturales (uno de los recursos de medicina natural más completos y confiables disponibles) cataloga al cannabidiol como un agente muy efectivo para desórdenes de convulsiones (epilepsia) y posiblemente efectivo para la esclerosis múltiple. Aunque todavía falta encontrar más evidencia, es muy probable que sea efectivo para tratar desórdenes de bipolaridad, enfermedad de Crohn (un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal), diabetes, trastornos del movimiento y contracciones musculares como distonía, y enfermedad de injerto contra huésped (EICH), insomnio, para ayudar a la abstinencia de heroína, morfina y otras drogas opioides, e incluso para la enfermedad de Parkinson y la esquizofrenia.