La diabetes tipo 2 en niños es una enfermedad crónica que afecta la manera en que los niños procesan el azúcar (glucosa). Sin tratamiento, este desorden hace que el azúcar se acumule en la sangre, lo que puede llevar a condiciones muy serias a largo plazo.

 

Aunque la diabetes en niños afecta comúnmente a personas adultas (de hecho, solía ser llamada diabetes de inicio adulto), ahora está al alza entre los niños, alimentada por la epidemia de obesidad infantil que vivimos hoy en día.

 Hay muchas medidas para prevenir o manejar la diabetes niños, por ejemplo, ayudarlos a llevar una dieta balanceada, promover su actividad física y procurar mantenerlos en un peso saludable. Si la dieta y el ejercicio no son suficientes para controlar la diabetes en niños es muy probable que necesite utilizar insulina o medicación oral.

Síntomas

La diabetes tipo 2 en niños se puede desarrollar muy lentamente, lo que ocasiona que los síntomas no sean detectables rápidamente; esto puede dificultar su diagnóstico oportuno. En muchas ocasiones, este padecimiento se detecta en un chequeo de rutina.

 Los niños también pueden experimentar:

  • Mucha sed y orina frecuente. El exceso de azúcar acumulándose en la sangre de los niños extrae el líquido de los tejidos; esto puede ocasionar que los niños tengan más sed, beban más líquidos de lo habitual y orinen más de lo normal.
  • La falta de azúcar en las células de los niños podrían tenerlo exhausto.
  • Visión Borrosa. Si los niveles de azúcar son muy altos, el líquido del cristalino en los ojos de los niños podría disminuir, con la consecuencia de que el niño no pueda enfocar con claridad.
  • Áreas de la piel ennegrecidas. Antes de que se desarrolle la diabetes tipo 2, ciertas áreas de la piel comienzan a ennegrecer; estas áreas pueden ubicarse en el cuello o las axilas.
  • Pérdida de peso. Sin la energía que aporta el azúcar, los tejidos musculares y las reservas de grasa se encojen, sin embargo, la pérdida de peso es menos común entre niños con diabetes tipo 2 que en aquellos con diabetes tipo 1.

Factores de Riesgo.

Hoy en día no se sabe exactamente cuál es la causa de la diabetes tipo 2; el historial genético puede ser un factor importante, al igual que la poca actividad física y el exceso de grasa corporal (en especial en el área del abdomen), que también parecen ser factores importantes en el desarrollo de la enfermedad.

 La mayor parte del azúcar en el cuerpo de las personas proviene de los alimentos que ingieren, pero cuando la comida es procesada, el azúcar entra al torrente sanguíneo moviendo la glucosa hacia las células que requieren insulina para su funcionamiento. La insulina es producida por el páncreas cuando una persona termina de comer.

 La insulina circula y permite que el azúcar entre a las células, reduciendo el acumulado en el torrente sanguíneo: a medida que baja el nivel de azúcar, también baja la producción de insulina del páncreas.

 La diabetes tipo 2 se desarrolla cuando el cuerpo se vuelve resistente a la insulina o cuando el páncreas deja de producirla. El resultado de la acumulación de azúcar en la sangre puede causar síntomas de hiperglucemia en la sangre.

 Medidas de prevención para la diabetes tipo 2 en niños.

 Un estilo de vida saludable puede prevenir la diabetes tipo 2 en niños y jóvenes y, si ya la padecen, también puede reducir la necesidad de medicación y el riesgo de posibles complicaciones. Por esta razón es importante que los niños:

 

  • Lleven una dieta balanceada baja en grasas y azúcares refinadas, elevando el consumo de frutas, verduras y granos variados, para que no sea aburrido para ellos.

 

  • Practiquen mucha actividad física. Alentar a los niños a que sean más activos y a practicar deportes y actividades extaescolares, que son indispensables para su sano desarrollo.

 

Contáctanos para resolver tus dudas acerca de la diabetes tipo 2 o cualquier enfermedad relacionada, con gusto te atenderemos.