“A veces cambiar de tratamiento te ayuda a mejorar más”, dice Crescencio V; “porque cuando cambias tratas de echarle más ganas para estar bien. Pero también porque te ayuda a cuidarte mejor si ves mejoras”. Don Crescencio (cambiamos el nombre por seguridad de nuestros pacientes) es padre de un joven con Diabetes Tipo 2, que encontró en el ensayo clínico una forma de mejorar su calidad de vida.

Hasta hace unos años la Diabetes Tipo 2 era llamada comúnmente “Diabetes de Adulto” por la comunidad médica, porque era más común en mayores de edad, ya que este tipo de diabetes se caracteriza porque el cuerpo sigue fabricando insulina, pero no responde a esta hormona con normalidad.

El hijo de don Crescencio, Jesús Osvaldo, contaba con varios de los síntomas y factores de riesgo que la comunidad médica ha detectado en pacientes infantiles con Diabetes Tipo 2: antecedentes familiares, obesidad y sedentarismo.

 

Combatir la Diabetes Tipo 2 en niños

 

Para Crescencio  la oportunidad de mejorar la calidad de vida de su hijo con un tratamiento nuevo, a través de un ensayo clínico, fue la oportunidad de verlo mejorar. “No sólo fue un cambio de insulina, también un cambio de hábitos”, dice el señor  al recordar cómo su hijo Jesús transformó su alimentación y vida a partir del ensayo clínico. “Ahora nos sentimos mejor porque tanto uno como otro nos apoyamos, todos los días vemos avances y cuidamos mejor lo que comemos. Hacemos equipo”, comenta entusiasta Crescencio -quien también vive con Diabetes- al recordar como el ensayo clínico mejoró el tratamiento de su hijo y lo inspiró a él a mejorar su propio cuidado.

La importancia del tratamiento de la Diabetes Tipo 2 a través de ensayos clínicos ha aumentado en los últimos años. La vida sedentaria y la mala alimentación han causado que cada vez más personas desarrollen Diabetes. La Organización Mundial de la Salud pronostica que para el 2025 serán 300 millones de personas las que desarrollen esta condición, lo cual hace aún más importante mejorar su tratamiento.

 

“Comenzó a mejorar su salud”, explica el padre de un niño con Diabetes tipo 2

 

Este año Jesús Osvaldo cumplió 18 años y está convertido en un joven dinámico que gusta de compartir actividades al aire libre con sus amigos, algo que su padre valora mucho. “El cambio de tratamiento, con el ensayo clínico funcionó muy bien para mi hijo, porque a partir de ese momento lo cuidamos mejor, comenzó a mejorar su salud”, nos compartió Crescencio, un testigo de cómo puede mejorar la calidad de vida de un paciente y su familia.

En CidVID Investigación Biomédica podemos ayudarte. Contáctanos.

Reportaje: Marco Antonio Islas para CidVID Investigación Biomédica.