Se ubican justo en la parte posterior de tu abdomen y a lado de tu columna vertebral. Sí. Los riñones. dos órganos con forma de frijol que miden, según la leyenda, lo que mide tu puño (aunque los expertos explican que un riñón sano mide entre diez y doce centímetros, y que el izquierdo es un poco mayor que el derecho). Sí, es posible vivir solamente con uno de ellos.

Los riñones son órganos normalmente callados, en silencio hacen su gran labor, hasta que se enferman y entonces sí se hacen presentes con un dolor agudo debajo de la espalda. Justo allí nos preguntamos, ¿para qué sirven los riñones?

 

¿Para qué sirven los riñones?

 

Para explicarlo necesitamos contarte la historia de todo lo que sucede una y otra vez durante todo el tiempo en tu cuerpo: tenemos cuatro o seis libros de sangre circulando por nuestras venas y a través de las arterias renales pasan cada día 1,500 litros de sangre, líquido que los riñones se encargan de depurar y filtrar. Los filtros se llama nefronas y solo pueden a través de microscopio, la gran mayoría de los problemas renales tienen que ver con ellas, pues a veces pierden su capacidad para filtrar.

Las sustancias que filtran los riñones se mezclan con agua y se transforman en orina. La orina sale de los riñones a través de unos pequeños tubos (los uréteres) y se acumula en la vejiga. La orina contiene los productos de desecho y agua. Sale del organismo a través de la uretra.

Además, los riñones se encargan también de mantener el equilibro de líquidos y minerales en el cuerpo.

 

¿Cómo podemos cuidar nuestro riñones?

Nutriólogos y especialistas recomiendan:

  • Llevar una dieta sana: no comer comida enlatada ni embutidos, es decir, lo que contenta mucha sal. Las frutas y verduras que ayudan a los riñones son: arándanos, piña, granada, coliflor, fresas, ajo y berros.
  • Al tomar agua ayudas que las sales y toxinas de la orina se desechen más rápido y de mejor manera. Mínimo litro y medio de agua al día, y si sufres de cálculos renales, se recomienda el doble.
  • No automedicarse. La aspirina y algunos antiinflamatorios pueden afectar los riñones si son tomados con mucha frecuencia pues disminuye su velocidad para eliminar toxinas y azúcar.
  • Fumar disminuye el flujo de sangre que va a los riñones, lo que deteriora su funcionamiento e incrementa la posibilidad de tener cáncer renal. No fumes.

 

¿Y si no cuidamos nuestros riñones?

 

La sangre es vida. Eso lo sabemos todos, pero ¿qué sucede cuando nuestra sangre nos enferma? El plasma sanguíneo, algo así como el alma de la sangre, una porción que no contiene glóbulos rojos y blancos, y contiene 90% agua, 7% proteínas y 3% de grasa, glucosa, vitaminas, oxígeno, dióxido de carbono y otras muchísimas sustancias importantes para mantener sano nuestro cuerpo. Precisamente en estos breves porcentajes recaen muchos de los llamados “trastornos ácido-base”, como la insuficiencia renal y la acidosis metabólica.

Los trastornos ácido-base, como la acidosis metabólica, desequilibran la sangre. Cuando esto sucede se producen cambios en el metabolismo de nuestro organismo y entonces sentimos, desde dolor de pecho o de cabeza, hasta palpitaciones, alteraciones mentales o disminución de la vision. También se pueden presentar náuseas, vómitos, alteraciones en el apetito, dolor abdominal, debilidad muscular o respiración de Kussmaul (rápida, profunda y laboriosa). De hecho estos síntomas son muy generales, y precisamente por esto resulta complicado ser diagnosticado con este padecimiento, pues son necesarios muchos y especiales estudios de la sangre y riñones. Sin embargo existe esperanza: con los tratamientos que se han desarrollado en los últimos años ya es posible tener una buena calidad de vida, y los ensayos clínicos, como el que te ofrece CidVID Investigación Biomédica, ayudan a que poco a poco se comprenda y se desarrollen mejores tratamiento y medicamentos para combatir esta enfermedad.

Si sufres de de acidosis metabólica podemos ayudarte. Infórmate sobre nuestro protocolo para esta enfermedad en este link.

Texto: Dolores Garnica para CidVID Investigación Biomédica